Temas diarios:

La esperanza de España está en el pasado

La esperanza de España está en el pasado

Fecha: 17 Noviembre 2019 00:14

Crónica. Cazorla es un 'millennial' Robert Moreno. "Si alguien no quiere que esté en la Eurocopa, será que no lo estoy haciendo bien" Grupo F. Resultados y clasificación

Para poner en perspectiva lo que es la actual selección española, conviene fijarse en un dato. Mejor escrito, en varios datos. El primero habla de la edad. De los 23 convocados por Robert Moreno en este mes de noviembre, sólo cinco superan los 30 años: Jesús Navas (33), Sergio Ramos (33), Albiol (34), Busquets (31) y Cazorla (34). Entre los cinco suman 461 partidos internacionales, repartidos así: Navas (42), Sergio Ramos (169), Albiol (55), Busquets (115) y Cazorla (80). Los otros 18 chicos, unos sobre otros, apenas llegan a 226. Por supuesto, la comparación de títulos no existe: los cinco veteranos suman cuatro Mundiales (todos menos Cazorla) y ocho Eurocopas (Navas y Busquets no estuvieron en 2008). Los otros 18 no tienen ninguno en categoría absoluta.

Los 53 minutos que Cazorla ofreció ante Malta -no fueron más porque el pisotón de un rival en la primera parte dejó maltrecho su tobillo izquierdo, que no es el de su calvario- devuelven al primer plano un debate añejo: ¿de verdad se ha producido un relevo en España tras el adiós de la mayoría de la gran generación? La respuesta, con matices, es que no. En 2014 fue el primer gran batacazo, aún con los mimbres del éxito. Allí, en el Mundial de Brasil, naufragaron para siempre los Iker, Xavi, Xabi Alonso, Iniesta, Villa, Torres, etc... Casi todos han ido desapareciendo de la selección, unos por voluntad propia y otros por la ajena, en este caso la de los seleccionadores. Desde ese momento, hace más de cinco años, han debutado 51 jugadores entre Del Bosque, Lopetegui, Luis Enrique y Robert Moreno. Y resulta que, tras esas 51 apariciones, las mejores noticias en los últimos meses con Jesús Navas y Cazorla.

El antes extremo y ahora lateral del Sevilla está por delante, ahora mismo, de Dani Carvajal, uno de los mejores del mundo. Su profundidad, su capacidad para el uno contra uno y la sutileza de sus centros han abierto un camino a España, siempre tozuda ante defensas cerradas (la mayoría de las que se encuentra). Cazorla, por su parte, dejó en el aire gaditano la sensación de que ninguno de los centrocampistas que han llegado tiene la facilidad para crear fútbol que tiene él. Volvió, por momentos, el recuerdo de aquel fútbol de tocar y moverse, tocar y moverse, jugar en vertical, entrar y salir con el que España dominó el mundo durante cuatro años. Luego está el caso de Albiol. En el casting iniciado tras la marcha de Piqué hace un año, el central del Villarreal parece haber tomado la delantera al resto. Su complicidad, dentro y fuera del campo, con Ramos, contribuye a ello. «¡Chori! ¡Diles que eres una leyenda!», bromeaba el capitán esta semana en Las Rozas mientras Albiol caminaba hacia una entrevista.

«Es incalculable lo que aportan estos jugadores, que tienen experiencia y que no sólo pueden asesorar a los jóvenes, sino seguir deleitándonos con su calidad», explica Robert Moreno, que sigue firme en su apuesta por Busquets como mediocentro, más allá de lo irregular de la temporada. El seleccionador es consciente de que, con las edades que gastan estos veteranos, la Eurocopa queda aún muy lejos y, salvo en el caso de Ramos, y quizá Busquets, con el resto conviene esperar. Pero les tiene presentes, vaya que sí. «Es una ventaja. En los grandes torneos es muy difícil tener a jugadores con experiencia, y ellos la tienen. Cuando haya que salir a un estadio lleno a jugar unos octavos de final, unos cuartos, una semifinal o una final... esa experiencia acumulada no sólo se transmite a los compañeros, sino a todos los que estamos alrededor», dibuja.

"Ellos ya han estado ahí, ellos ya saben lo que es ganar"

La clave es relativamente sencilla. Prosigue el seleccionador: «Porque ellos ya han estado ahí, ellos ya saben lo que es ganar. Así que estamos encantados de tener a estos jóvenes, porque son jóvenes aunque para el fútbol parezcan mayores, de nuestro lado, y dando el rendimiento que están dando», zanja, no sin antes referirse al protagonista del viernes. «Y en especial en el caso de Santi, que ha pasado dos años horribles con la lesión, y es como si el fútbol le debiera todavía esos dos años». Este gran protagonismo de los veteranos refuerza esa inexistencia de un relevo real. La generación de campeones de Europa sub'21 en 2013 con Lopetegui (Koke, Thiago, Isco, Morata, etc...) no han respondido, y a los que acaban de llegar, campeones de Europa este año con Luis de la Fuente (Fabián, Ceballos, Dani Olmo, Oyarzabal...) todavía es pronto para juzgarles.

Tampoco es real pensar en un aumento del peso de los veteranos. Los que están son los que pueden estar. Muchos se han retirado ya (Xavi, Xabi, Torres, Villa) y otros dejaron la selección (Iniesta). Hay lesionados que ya no estaban en las quinielas (Casillas) y nombres que hoy no son opción (Cesc). Aunque, en realidad, todavía queda margen y se llama Jordi Alba (30 años). Titular indiscutible cuando se recupere, se podría unir, no sería extraño hoy, a Navas, Albiol, Ramos, Busquets y Cazorla. Sería más de medio equipo que ya sabe lo que es ganar. No parece poca cosa.


Etiquetas:  La esperanza de España está en el pasado


COMENTARIOS


Noticias populares

NOTICIAS DE ÚLTIMO MINUTO